Catedral Basílica de Santa Ana

III DOMINGO DE CUARESMA.

Como lo hacían los primeros cristianos, nos reunimos en el día del Señor para fortalecer nuestra fe en la Eucaristía en el tercer domingo de Cuaresma. Hoy Jesús nos va a hablar de la higuera que no da fruto. Una estupenda ocasión para descubrir la gran paciencia que Dios tiene con cada uno de nosotros, a pesar de que nuestra existencia no siempre da los frutos esperados.

En medio de la Cuaresma resuena de nuevo en las lecturas de este día una invitación a la conversión. Dios, que se manifiesta como el que actúa en la historia, ha visto la aflicción de su pueblo y, con la ayuda de Moisés, está dispuesto a salvarlo de la esclavitud. Pero, como dice la carta a los Corintios, una parte de este pueblo liberado y en camino hacia la tierra de promisión no llegó a alcanzar la meta por su maldad. Jesús nos pide en el evangelio, a los que hemos sido liberados y llamados a la esperanza, que nos convirtamos y demos frutos de bondad ante la salvación pascual que Dios ofrece.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio. 

Síguenos...
Translate »