Catedral Basílica de Santa Ana

Historia

El día 20 de abril de 1487, los Reyes Católicos manifiestan su deseo de construir una iglesia catedral en Gran Canaria para dar cumplimiento al mandato del Papa, mandato que proviene de la solicitud de Fernando CalvetosEugenio IV en el año 1435 para que el Obispo de Rubicón pasara a la isla de Gran Canaria.

Empezó a construirse hacia 1497 por mandato de los mismos Reyes; sin embargo, por falta de fondos se tuvieron que paralizar las obras en 1570. La larga historia del templo hace que en él se combinen estilos tan distintos como el Gótico tardío de su interior y el Neoclásico del exterior. Su fachada es el elemento más característico. El siglo XVII y la primera mitad del siguiente suponen un largo paréntesis, hasta que llega a Gran Canaria el racionero tinerfeño Diego Nicolás Eduardo, quien había aprendido los rudimentos de la arquitectura a su paso por Granada y Segovia. Decide entonces este religioso continuar el edificio. En vez de acudir a las pautas neoclásicas, imperantes hasta entonces, realiza la ampliación hasta la cabecera actual siguiendo las estructuras góticas, para mantener así la uniformidad de la obra.

La catedral tuvo dos grandes fases constructivas, una desde el año 1497 hasta 1570 y la otra desde 1781 hasta la actualidad.

Desde su construcción hasta principios del siglo XIX, Santa Ana fue la única catedral de las Islas Canarias ya que en 1819 se crea la Diócesis de San Cristóbal de La Laguna con jurisdicción para las islas de TenerifeLa PalmaLa Gomera y El Hierro y con sede episcopal en la Catedral de San Cristóbal de La Laguna en la isla de Tenerife.

En 1974, la catedral de santa Ana fue declarada monumento histórico-artístico de carácter nacional.

Permaneció cerrada al culto debido a una restauración desde 1996 hasta 1998. Durante este tiempo la sede provisional de la catedral fue trasladada a la cercana iglesia de los Jesuitas, dedicada a san Francisco de Borja.

En su interior alberga varias obras de arte, entre las que habría que destacar el Cristo de Luján Pérez, que preside la sala capitular, así como la talla de la Dolorosa de Luján Pérez. En el Museo Diocesano de Arte Sacro de Las Palmas de Gran Canaria, instalado en una de las salas que dan al patio de los naranjos, pueden contemplarse parte de estas obras.

En la trasera de la catedral, entre la plaza del Pilar Nuevo y el callejón que lleva a la ermita de san Antonio Abad, se encuentra la casa de Colón, creada a partir de un conjunto de edificios entre los que estaba la antigua residencia del gobernador, donde se cree estuviera Cristóbal Colón durante su estancia en Gran Canaria y donde se exponen objetos relacionados con su paso por las islas, así como con la historia de la ciudad y de los pueblos conocidos hasta entonces en América.

PRECEDENTE: EL OBISPADO DEL RUBICÓN.

 

 

OBISPADO DE CANARIAS.

 

El 25 de agosto de 1435 por autorización de Eugenio IV, fue trasladado el obispado del Rubicón a la isla de Gran Canaria, en el que, por mandato mandó que el templo consagrado de la diócesis de Canarias se le llamara en adelante y para siempre: “Catedral de las Yslas Canarias”, como escribiera Viera y Clavijo.

DATOS HISTÓRICOS.

 

Lápida que se encuentra en el entorno de la catedral de Canarias.

Translate »