Catedral Basílica de Santa Ana

XXII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Bienvenidos hermanos una vez más a la casa del Señor, donde nos reunimos con gozo y llenos de agradecimiento para alabar y bendecir a Dios, para compartir el pan y escuchar su palabra en este domingo 22 del tiempo ordinario.

Hoy las lecturas nos recuerdan que debemos mantenernos limpios y puros de corazón, evitar el mal y los cultos sin sentido, todo esto nos lleva a vivir santamente y cumplir con los mandamientos de nuestro padre Dios.

El aprecio por la Palabra de Dios llega al pueblo a través de Moisés, su leal mensajero. Él lo exhorta a la obediencia de la Ley, como expresión de coherencia y de auténtica sabiduría. Y en el evangelio el poco cuidado entre la interioridad y las manifestaciones exteriores, lleva a los fariseos a la hipocresía… Se aferran así a los convencionalismos mundanos, olvidándose de una estrecha relación con el Señor.

Estas son las lecturas de este domingo así como el vídeo del evangelio.

Síguenos...
Translate »