Catedral Basílica de Santa Ana

VII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Estamos este fin de semana celebrando el VII domingo del tiempo ordinario en el que en la liturgia Cristo nos llama a una radical revisión de vida. El cristiano debe bendecir a los que le odian y perdonar a los que le ofenden. Por nuestro bautismo hemos nacido para el cielo y debemos ser como Cristo.
Es en la primera lectura donde el Rey Saúl tenía celo de David. Por eso intentaba matarlo. Pero cuando David, con ocasión de una expedición, tuvo cerca a Saúl, no recurrió a la espada. Saúl era para Él, «el ungido del Señor».
San Pablo nos presenta una comparación entre Adán y Cristo. Nosotros, que somos imagen del hombre terreno, seremos también imagen del hombre celestial.
Y en el evangelio de san Lucas podremos ver las disposiciones que Cristo exige para ser su discípulo: amor radical y entrega al servicio de todos y en todo tiempo.

Estas son las lecturas de este domingo junto al vídeo del evangelio. Feliz día del Señor.

Síguenos...
Translate »