Catedral Basílica de Santa Ana

VI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Estamos este fin de semana en el domingo VI del tiempo ordinario. Bienvenidos todos al banquete de la felicidad y del amor. Siempre hay una palabra de ánimo en la celebración de la Eucaristía. El mismo Señor nos invita a los pequeños y humildes a vivir felices, a vivir con Él y a hacer de Él el río de nuestra felicidad y la bendición de nuestra vida.

En la primera lectura el profeta nos invita a poner nuestra confianza en Dios. Dios es el río de agua viva que refresca nuestra vida, que riega nuestras raíces, que fortalece nuestro espíritu y que nos ayuda a mantenernos firmes en el servicio de Dios y de los hermanos. Dios es la bendición del creyente y el creyente la bendición de los que le rodean.

San Pablo en la segunda lectura nos recuerda que Cristo es nuestra gloria y nuestra esperanza. Cristo resucitado de entre los muertos es garantía de resurrección para los que creemos en Él. Cristo es nuestra bendición. Benditos los que centran su vida en la muerte y resurrección de Cristo porque vivirán con Él para siempre.

Y en el evangelio, Lucas  nos habla de Cuatro felicidades para los pobres y los excluidos. La felicidad de Dios es para todos. Dios no excluye a nadie de su amor. Cuatro maldiciones para los satisfechos. ¿Quieres la felicidad y la bendición de Dios? Pon en Él tu amor y tu riqueza, tu fe y tu entrega.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio.

Síguenos...
Translate »