Catedral Basílica de Santa Ana

XXX DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

En cada celebración eucarística debemos participar plenamente del  memorial de la muerte y resurrección de Cristo, nuestro único y sumo Sacerdote. Las lecturas de hoy nos recuerdan el amor y compasión que Dios tiene por nosotros desde el principio,  lo único que nosotros debemos hacer es pedir confiadamente y esperar. El señor hace grandes cosas por sus hijos.

En la primera lectura el profeta Jeremías ve gente pobre y necesitada a la que Dios toma como el resto, comenzará una nueva historia y en el evangelio en el ciego Bartimeo encontramos el ejemplo del camino que ha de recorrer todo verdadero discípulo. Es en el encuentro vivo y personal con el Salvador como viene a encontrar futuro y sentido su existencia.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio para visualizar y disfrutar en familia.

Translate »