Catedral Basílica de Santa Ana

XXVIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Nos reunimos un domingo más en torno a la mesa del Señor con dos eventos que nos están marcando nuestra vida. De una lado seguimos en plena pandemia y por otro, nos seguimos uniendo a nuestros hermanos de la isla de La Palma en la oración y en la solidaridad por este volcán que sigue siendo el protagonista de todo que sucede en nuestro mundo.

La palabra de Dios es sabiduría pura que Él nos da para que la compartamos con todos. Y nos pide que pongamos nuestro corazón y acción  en sus mandamientos y no en los bienes materiales y de alguna manera nos viene como anillo al dedo en medio de toda esta situación.

En la primera lectura se nos recuerda que no hay nada comparable  a la sabiduría que viene de Dios, ya que es fuente de todo bien. Por su parte en la segunda lectura Pablo al comparar la palabra de Dios con una espada de dos filos nos invita a ponernos ante ella con transparencia y autenticidad.

Y por último en el evangelio se nos recuerda que además de la práctica de los mandamientos, debemos seguir a Cristo que implica compartir su misión y su destino del total desprendimiento. Esto nos hará verdaderos discípulos suyos.

Estas son las lecturas de este domingo así como el vídeo del evangelio para visualizarlo en familia.

Translate »