Catedral Basílica de Santa Ana

XXI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

La fe es un don de Dios para el hombre, por ésta fe pongámonos incondicionalmente a servicio de Dios, viviendo en intima comunión con Él y en entrega decidida a nuestro prójimo.

En este domingo, Jesús nos invita a una entrega, a una comunión total con Él. Pablo usando la imagen del matrimonio, nos explica la íntima unión de Cristo con su Iglesia.

Con la lectura evangélica de este domingo concluimos la enseñanza del capítulo seis de San Juan, que hemos venido siguiendo desde el domingo decimoséptimo. Es un momento decisivo. Los que no aceptaron a Jesús o no creyeron en Él se retiraron. Un pequeño grupo, con Pedro como portavoz, proclamó su fe en Cristo y le siguieron.

Este es el enlace de las lecturas y el vídeo del evangelio.

Translate »