Catedral Basílica de Santa Ana

XVIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Estamos reunidos en torno al altar, porque hemos aceptado la invitación de Jesús el pan que nos alimenta y fortalece. Juntos por este llamamiento que Dios nos hace, dispongamos nuestra mente y corazón para participar dignamente en la liturgia dominical, que este domingo nos habla de la eucaristía, del verdadero pan de vida bajado del cielo, mismo que nos da la fortaleza para manifestar las grandezas de Dios en nuestra vida diaria.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio. 

Translate »