Catedral Basílica de Santa Ana

VII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Estamos este fin de semana celebrando el VII domingo del tiempo ordinario en el que en la liturgia Cristo nos llama a una radical revisión de vida. El cristiano debe bendecir a los que le odian y perdonar a los que le ofenden. Por nuestro bautismo hemos nacido para el cielo y debemos ser como Cristo.
Es en la primera lectura donde el Rey Saúl tenía celo de David. Por eso intentaba matarlo. Pero cuando David, con ocasión de una expedición, tuvo cerca a Saúl, no recurrió a la espada. Saúl era para Él, «el ungido del Señor».
San Pablo nos presenta una comparación entre Adán y Cristo. Nosotros, que somos imagen del hombre terreno, seremos también imagen del hombre celestial.
Y en el evangelio de san Lucas podremos ver las disposiciones que Cristo exige para ser su discípulo: amor radical y entrega al servicio de todos y en todo tiempo.

Estas son las lecturas de este domingo junto al vídeo del evangelio. Feliz día del Señor.

VI DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Estamos este fin de semana en el domingo VI del tiempo ordinario. Bienvenidos todos al banquete de la felicidad y del amor. Siempre hay una palabra de ánimo en la celebración de la Eucaristía. El mismo Señor nos invita a los pequeños y humildes a vivir felices, a vivir con Él y a hacer de Él el río de nuestra felicidad y la bendición de nuestra vida.

En la primera lectura el profeta nos invita a poner nuestra confianza en Dios. Dios es el río de agua viva que refresca nuestra vida, que riega nuestras raíces, que fortalece nuestro espíritu y que nos ayuda a mantenernos firmes en el servicio de Dios y de los hermanos. Dios es la bendición del creyente y el creyente la bendición de los que le rodean.

Seguir leyendo

V DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Bienvenidos a la fiesta con el Señor, con su palabra y su mesa en este V domingo del tiempo ordinario. Nosotros, llamados por el Señor, tenemos una tarea que hacer.  Isaías, Pablo y Pedro fueron llamados un día por Dios a ser sus instrumentos de paz, justicia y amor en el mundo. Hoy, tú y yo somos llamados a dar testimonio de la llamada de Dios. Aquí, en la iglesia, celebramos con fe nuestra vocación cristiana.

En la primera lectura el joven Isaías, sobrecogido por la visión de la gloria y la santidad de Dios, lamenta su indignidad y su pecado. Pero se deja purificar por el fuego y acepta la llamada de Dios. Nosotros, llamados a experimentar la misma visión, nos reunimos para ver la gloria de Dios, experimentar su santidad y reconocer nuestro pecado. (…)

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio.

IV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Bienvenidos a la fiesta de Jesucristo en este cuarto domingo del tiempo ordinario. Hoy, somos invitados a escuchar a los profetas, la boca de Dios que siempre habla a los hombres. Por un momento dejamos la escucha de otros y escuchemos a los profetas que nos hablan del proyecto de Dios para todos nosotros.

Jeremías en la primera lectura nos cuenta cómo es formado, conocido y consagrado por Dios antes de nacer.  Llamado a ser profeta, Jeremías se convierte en la fuerza de Dios, en la fidelidad de Dios y con su ayuda puede resistir a todos los que ignoran y luchan contra Dios. Sus palabras, vigentes hoy, nos impulsan a profetizar.

 En la segunda lectura Pablo hace un canto al amor. Al amor como el mejor de los dones del Espíritu, al amor como el unificador de la comunidad, al amor que dura siempre.

Y en el evangelio, Jesús no fue bien recibido en su tierra. Pero aquel día un profeta vino a Nazaret con amor en su corazón, con sanación en sus manos y con salvación para todos en sus palabras. Pero su gente no le creyó.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio. 

III DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Celebramos este fin de semana el tercer domingo del año litúrgico. En las lecturas escucharemos la eficacia y autoridad que la Palabra de Dios tiene. La misma Palabra aceptada y obedecida por un grupo de gente, los consagró como el Pueblo escogido. Más tarde, Cristo, al predicar la Buena Nueva nos anuncia que Él es aquella Palabra de Dios encarnada.

A Dios nadie lo ha visto. Él manifiesta su voluntad por la ley escrita en el corazón de los seres hermanos y por medio de los profetas inspirados. En su primera carta a los Corintios, San Pablo usa el ejemplo del cuerpo humano para explicar el gran misterio del Cuerpo Místico de Cristo. Todos nosotros somos distintos, pero formamos una comunidad y la cabeza de todo es Cristo. La escena que nos cuenta hoy san Lucas tiene lugar al comienzo del ministerio de Jesús de Nazaret. Cristo leyó la parte bíblica que explica su propia misión como Mesías anunciado. Él es la Palabra de Dios encarnada.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio. 

II DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Iniciamos una larga etapa en el tiempo litúrgico que se llama «tiempo ordinario». Esta nueva etapa dura hasta la festividad de Cristo Rey, que cierra el año eclesiástico y enlaza con el nuevo tiempo de Adviento. La liturgia de hoy nos habla de bodas.

Las lecturas de este domingo nos dejan oír campanas de boda. El profeta Isaías nos presenta a Jerusalén como la novia con la que el Señor quiere contraer matrimonio.  Esos desposorios, anunciados por los profetas, se han hecho realidad en Jesús, que riega su banquete de bodas con el mejor de los vinos para celebrar así que la gloria de Dios habita en medio de este mundo.

Estas son las lecturas este domingo así como el vídeo del evangelio.

FIESTA DEL BAUTISMO DEL SEÑOR.

Terminamos la Navidad con la escena que da inicio a la misión pública de Jesús: su Bautismo en el Jordán, donde recibe la confirmación oficial de su mesianismo. El bautismo de Jesús es, en realidad, una nueva epifanía, es decir, una manifestación de Dios que se revela por medio de su Hijo, como lo hizo en Belén a los pastores y a los sabios venidos de Oriente. Todas las lecturas de hoy están escogidas para ayudarnos a comprender el significado de este acontecimiento y descubrir, más allá de las apariencias, que Jesús es el Hijo amado de Dios, ungido por la fuerza de su Espíritu para una misión de salvación.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio.

II DOMINGO DESPUÉS DE NAVIDAD.

De nuevo nos reunimos para celebrar la Eucaristía en el II domingo después de la Navidad, el Día del Señor, que hoy es como un eco de la fiesta de Navidad, como escucharemos en las lecturas.

Dios es el principio y el fin, y hacia Él nos atrae a todos.  Pero a la vez es el Dios del camino, que comparte con nosotros todos los avatares de la marcha, la fatiga y la esperanza de cada jornada.  Dios hecho hombre en Jesús, pone su tienda junto a la nuestra en este campamento inmenso que es el mundo y en este continuo acampar y descampar que es la historia humana.  La Palabra es luz y es vida, es gracia y es verdad para el mundo, recibámosla en nuestro corazón para que se haga vida en nosotros.

La Sabiduría es bendita entre todas las Potestades, porque es la ciencia de Dios.  Es enviada a su pueblo para establecer allí su morada, enseñarlo y ofrecer a Dios un culto agradable. También nosotros necesitamos espíritu de sabiduría para conocer nuestra elección y vocación, nuestra dignidad y esperanza.  No dejemos de bendecir a dios que nos amó en Jesús. Jesús es la Palabra definitiva de Dios a la humanidad.  Y es una Palabra asequible, porque no se ha encerrado en ningún sitio oculto, sino que acampa en medio de esta humanidad peregrina.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio.

IV DOMINGO DE ADVIENTO

Bienvenidos todos a la celebración de cuarto domingo de Adviento. Estamos todavía en la sala de espera. Es tiempo de ansiedad y de silencio, de oscuridad y de oración. La noche santa no ha llegado aún, pero la preparamos con fervor. El Adviento continúa. Olvidemos los comerciales y escuchemos el anuncio gozoso de la liturgia: el Señor nace y viene. 

En la primera lectura el profeta Miqueas nos recuerda la manera cómo Dios actúa. Elige un pueblo insignificante, Belén, para el nacimiento de Jesús. Miqueas, desilusionado con los reyes de Israel, anima al pueblo a esperar la venida del Mesías. La comunidad cristiana ve cumplida las profecías en Jesús, príncipe de la paz. En esta espera los cristianos tenemos que ser los constructores de la paz mesiánica.

San  Pablo en la segunda lectura en la carta a los Hebreos une el pesebre de Belén con la cruz del Gólgota, une el nacimiento y la muerte. Jesús viene a nosotros como el siervo obediente. Hacer la voluntad del Padre es lo único que le importa.

Y en el evangelio San Lucas nos relata cómo a través de María, Dios se hizo presente en el mundo. Nosotros los creyentes estamos llamados como María a albergar la presencia divina de Dios en nuestros corazones.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio.

III DOMINGO DE ADVIENTO.

Hermanos y hermanas, bienvenidos a la Eucaristía en este tercer domingo de Adviento. La liturgia de este fin de semana es una invitación a alegrarnos en el Señor. Él viene y se hace presente en medio de la comunidad. Nosotros renovamos nuestro espíritu y nuestro corazón, aceptamos y vivimos nuestro bautismo, oramos con fe y celebramos su presencia sacramental en medio de nosotros.

En la 1ª lectura grita de alegría, hija de Sión, porque Dios está en medio de ti. El Dios con nosotros nos protege y es fuente de fe y valor en este adviento para los que saben reconocer su venida. Ciertamente, Dios ya está en medio de nosotros, por eso podemos comenzar a gritar nuestra alegría.

Pablo exhorta en la segunda lectura a los Filipenses a dejar a un lado sus preocupaciones sobre el retorno del Señor. Esos cuidados e interrogantes y todas las necesidades hay que ponerlas en manos del Señor. A nosotros nos toca trabajar, orar, prepararnos y estar alegres porque el Señor vino, viene y vendrá.

Y por último en el evangelio Juan nos exhorta un domingo más a preparar los corazones para recibir al Señor. Juan nos invita a la conversión, al arrepentimiento y a compartir.  Juan pide a sus oyentes justicia y compasión.  Otro vendrá que exigirá la perfección, vivida con la ayuda de Dios.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio.

Translate »