Catedral Basílica de Santa Ana

DOMINGO III DE ADVIENTO

Bienvenidos a este tercer domingo de Adviento, en el que la tónica principal es la alegría, lo que es enfatizado por la antífona de entrada de esta fiesta del Señor. ¨Estad siempre  alegres¨ esta es una consigna repetida en el Adviento que debe permanecer todo el año, pues esta es una de las características del Cristiano. El Señor esta cerca, su proximidad no debe ser motivo de tristeza sino de gozo.

En la primera lectura de hoy, tomada del libro del profeta Isaías, podríamos ver como el punto final de las profecías de Isaías relacionadas con el Mesías, escucharemos la más preciosa continuación y culminación de cuanto el profeta había predicho de la futura teocracia mesiánica, es la expresión plástica de la ilusión y confianza totales en Dios de un pueblo en el destierro, carente de todo aquello que había constituido las delicias de su corazón.

El apóstol Santiago, en la segunda lectura de este día, aconseja la paciencia, que debe entenderse no principalmente en el sentido de la permanencia o continuación en el camino emprendido, sino en el sentido que habitualmente damos a esta palabra de resignación casi pasiva, aunque sea con la esperanza puesta en Dios.

El evangelio de hoy es del libro de Mateo, en el habla sobre Juan el Bautista, quien se presentó en el desierto de Judea predicando  un ¨bautismo de penitencia para la remisión de los pecados¨. Pero la razón última de su misión estaba en anunciar ¨al que había de venir¨, el era el mensajero, el heraldo que había de venir a anunciar la presencia del Mesías y a preparar sus caminos. Era el precursor del Mesías.

Este es el enlace de las lecturas y el vídeo de la liturgia de la Palabra de este domingo.

DOMINGO II DE ADVIENTO.

En este segundo domingo de adviento, la Iglesia nos presenta a Juan Bautista, llamándonos a la conversión de corazón. Mientras que el mensaje de Juan es severo, el profeta Isaías, en la primera lectura, nos presenta un rey ideal dotado de los dones del espíritu y cuyo reinado nos traerá la paz y la justicia. Nosotros los cristianos, sabemos en fe, que Cristo vino a este mundo y que constantemente nos ofrece sus dones.

Estas son las lecturas de este domingo así como el vídeo de la Liturgia de la Palabra.

SOLEMNIDAD DE JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO.

El año litúrgico se cierra este fin de semana con los esplendores de la fiesta de Nuestro Señor Jesús, Rey del Universo. La institución de esta fiesta es relativamente moderna: la proclamó el Papa Pío XI, al finalizar el año santo de 1925, para expresar que Jesús está en el principio y en la pleni¬tud de nuestra fe. Después del Concilio Vaticano II (1965) dicha fiesta se celebra el último domingo del tiempo ordinario.

La liturgia de hoy contribuye a darnos un cuadro bastante completo del sentido de la realeza de Cristo, que no es puramente la afirmación de su soberanía y su dominio sobre los seres humanos y sobre las cosas, sino sobre todo una afirmación de su amor. Su reinado es un reinado participativo, al que invita a todos los creyentes.

Estas son las lecturas de este domingo 20 de noviembre y el vídeo de la liturgia de la Palabra.

33 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Bienvenidos a este domingo día del Señor donde estamos ya en la antesala del final de este ciclo litúrgico. Se acerca el Adviento.

Las lecturas que hoy escucharemos son una enérgica llamada a no vivir adormecidos. Dios nos ama, pero también nos exige fidelidad a su amor hasta las últimas consecuencias. Y debemos ser conscientes de que esta fidelidad puede acarrearnos problemas e incluso persecuciones. Nos invitan a confiar, a no tener miedo, a descubrir en cada encrucijada de nuestra vida y en cada una de sus luchas, las huellas del Dios Bueno y a vivir dando testimonio de Él y de su presencia misericordiosa en este tiempo. Él nos contagia eternidad, la misma que nos regaló su Hijo en la Pascua.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo de la liturgia de la palabra .

32 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Con mucho gozo les recibimos en la casa de Dios para celebrar la Santa Misa en el trigésimo segundo domingo del tiempo ordinario. Sean todos bienvenidos.

Los textos bíblicos de la liturgia de hoy vienen en apoyo de nuestra fe en una vida futura tal como lo confesamos en el Credo y lo proclamamos en la eucaristía después de la consagración: Anunciamos tu Muerte, proclamamos tu Resurrección, ¡ven, Señor,Jesús!.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo de la liturgia de la palabra.

30 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Celebraremos este fin de semana el trigésimo domingo del tiempo ordinario. Dos de las lecturas de hoy nos exhortan a la humildad y a la pobreza de espíritu frente a Dios, ya que por nosotros mismos no podemos nada. Nuestra actitud, por un lado, debe ser la de estar abiertos a los reclamos de Dios, y por otro lado, la de poner nuestra total confianza en El. Celebramos también Domingo Mundial de las Misiones. Nos envuelve la liturgia en un ambiente de oración.

El evangelio, narrado por san Lucas, nos presenta una de las parábolas más expresivas: la del fariseo y el publicano. En ella aprendemos que nuestra actitud ante Dios y ante los demás seres humanos debe ser sincera, humilde y sin egoísmo. Nuestro Señor aceptó la actitud del publicano, del pobre y humilde, y por eso el éste regresó justificado, es decir, perdonado y salvado.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo de la liturgia de la palabra.

18 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Bienvenidos a este nuevo día del Señor donde celebramos el domingo 18 del tiempo ordinario. Las lecturas de hoy nos invitan, por tanto, a reflexionar sobre nuestra relación con el dinero, con las riquezas en general. El pasaje del Eclesiastés nos pide tener cuidado con poner una confianza absoluta en las riquezas materiales. El pasaje del evangelio de Lucas insiste en esta advertencia y la carta a los Colosenses nos recuerda que, por el bautismo, nos hemos comprometido a llevar una vida nueva en Cristo. Ésa es nuestra auténtica riqueza.

El Eclesiastés o Qohelet, pseudónimo del autor, nos pone hoy ante la radical incapacidad de las cosas para dar al hombre la felicidad que su corazón ansía. Continuando con el discurso sobre el hombre viejo y el hombre nuevo, encontramos hoy una coincidencia entre Pablo Qohelet: El hombre nuevo excluye todo abuso en el uso de los bienes temporales, concretamente la impureza, la avaricia y la idolatría, y busca las cosas de arriba. Como Qohelet, Jesús hoy nos previene que otros disfrutarán de los bienes acumulados y nos da una visión superior de las realidades humanas. Preparémonos cantando el aleluya para escuchar esta Palabra.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo de la liturgia de la palabra.

17 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Bienvenidos todos a este domingo, día del Señor. Es el día que Dios nos regala para que le abramos el corazón y descansemos en Él. Nos hemos reunido en asamblea santa para celebrar nuestra acción de gracias, para escuchar la palabra de vida, para aprender a orar en comunidad y celebrar la presencia de Dios en medio de nosotros. Dios nos escucha siempre y nos da su mejor don, su Espíritu. Señor, enséñanos a orar, ayúdanos a celebrar esta eucaristía en espíritu de oración y de fe.

Estas son las lecturas de este día y el vídeo de la liturgia de la Palabra. 

16 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Continuamos los domingos del tiempo ordinarios para conocer más a Cristo y darle nuestra mejor respuesta. Él nos pide que pongamos todo nuestro esfuerzo en escucharle y responder a su invitación con un amor profundo.

El Señor visita la casa de Abrahám. Dios premió la hospitalidad del patriarca con la promesa de un hijo. Así nos paga Dios cualquier gesto bueno de nuestra parte. Cristo se hospeda en la casa de Marta y María. María representa el discípulo verdadero porque no quiere nada excepto a Cristo. Sólo una cosa es necesaria. ¿Cuáles son tus preocupaciones principales? ¿Qué lugar ocupa Cristo en tu vida? Estas preguntas serán contestadas en el evangelio.

Estas son las lecturas y el vídeo de la liturgia de la Palabra.

15 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Queridos hermanos, les acogemos con gozo en la casa de Dios para celebrar la Santa Eucaristía en el XV Domingo del tiempo ordinario, al que pudiéramos llamar perfectamente «Domingo del Buen Samaritano»,  porque el llamado de Dios es a hacer vida su palabra, un mandato cuya práctica está al alcance de todos, por lo que nadie tiene excusa alguna. El libro del Deuteronomio presenta la práctica de la ley del Señor como algo asequible y positivo para el ser humano. El evangelio de Lucas lo aclara al afirmar que en ella se indica el camino que conduce a la vida eterna, y consiste en amar a Dios y al prójimo. Y lo ilustra con el ejemplo de vida del buen samaritano.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo de la liturgia de la Palabra.

Translate »