Catedral Basílica de Santa Ana

V DOMINGO DE CUARESMA.

Sean bienvenidos a la Casa de Dios para celebrar el Quinto Domingo de Cuaresma. Celebrar la Eucaristía es, por una parte, recordar la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Pero celebrar la Eucaristía también es recordar y renovar nuestro compromiso cristiano con Jesús y con el Evangelio.

Este último domingo de Cuaresma insiste en presentarnos a un Dios que siempre es capaz de actuar de modo novedoso: abre ante el pueblo exiliado en Babilonia un camino de libertad en medio del desierto; cambia la suerte del salmista; empuja a Pablo hacia una meta de perfección que le será dada tras la resurrección de los muertos; da una nueva oportunidad a la mujer adúltera y le regala un futuro de libertad y plenitud.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio.

IV DOMINGO DE CUARESMA.

El Hijo Pródigo es la parábola que mejor refleja el anuncio de la Buena Noticia de Dios a los pobres y pecadores. En este IV domingo de Cuaresma es un gran mensaje para todos nosotros que venimos a la casa del Padre, para pedir su perdón y celebrar un gran banquete.

Las lecturas de este día tienen un marcado carácter festivo. Los israelitas celebran la fiesta de la Pascua por primera vez en la tierra prometida. De este modo se unen al canto del salmista que bendice al Señor por su grandeza y su bondad. El padre del evangelio de Lucas prepara una gran fiesta para conmemorar que su hijo perdido ha vuelto a la vida.

Estas son las lecturas de este domingo junto al vídeo del evangelio.

III DOMINGO DE CUARESMA.

Como lo hacían los primeros cristianos, nos reunimos en el día del Señor para fortalecer nuestra fe en la Eucaristía en el tercer domingo de Cuaresma. Hoy Jesús nos va a hablar de la higuera que no da fruto. Una estupenda ocasión para descubrir la gran paciencia que Dios tiene con cada uno de nosotros, a pesar de que nuestra existencia no siempre da los frutos esperados.

En medio de la Cuaresma resuena de nuevo en las lecturas de este día una invitación a la conversión. Dios, que se manifiesta como el que actúa en la historia, ha visto la aflicción de su pueblo y, con la ayuda de Moisés, está dispuesto a salvarlo de la esclavitud. Pero, como dice la carta a los Corintios, una parte de este pueblo liberado y en camino hacia la tierra de promisión no llegó a alcanzar la meta por su maldad. Jesús nos pide en el evangelio, a los que hemos sido liberados y llamados a la esperanza, que nos convirtamos y demos frutos de bondad ante la salvación pascual que Dios ofrece.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio. 

II DOMINGO DE CUARESMA.

Queridos hermanos, como comunidad de discípulos que tienen como meta la vida en Dios y peregrinamos por este mundo rumbo a la casa de Dios, hoy nos reunimos para celebrar este fin de semana el II domingo de Cuaresma. En nuestro camino cuaresmal, no nos olvidemos de pedir a Dios que esta Eucaristía «nos prepare a celebrar dignamente las fiestas pascuales».

El salmista resume el tema central de las lecturas de este domingo: la esperanza en un Dios que es luz y salvación, aun en medio de las dificultades. Abrahán salió de su tierra y se encontró con un Dios que promete, se compromete y manifiesta su rostro transfigurado en Jesucristo. Como hizo Pablo también nosotros ponemos nuestra confianza en el Señor crucificado y resucitado.

ada más dar inicio al camino de la cruz, hacia la pasión y muerte de Cristo, ya se nos propone el destino último de este camino: la gloria de Cristo y la nuestra. Escuchemos el pasaje de la transfiguración, según San Lucas.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio.

I DOMINGO DE CUARESMA

El miércoles hemos comenzado ya esta ruta de la Cuaresma, camino hacia la Pascua. Durante estos domingos y la Semana Santa, seremos testigos del inmenso amor que Dios nos tiene, llamándonos a la conversión y arrepentimiento, para gozar de la Resurrección de Cristo.

La Cuaresma es  tiempo de prueba y esfuerzo en el camino de maduración hacia la Pascua, tiempo de gracia para experimentar al Dios liberador en la vida. De esto nos habla el libro del Deuteronomio, que, cuando se refiere a la ofrenda de las primicias, recuerda inmediatamente la historia del éxodo y la liberación de Israel de la esclavitud. Como el salmista, también los judíos experimentaron en Egipto la compañía de Dios en la prueba. Pablo habla a los cristianos de Roma de la fe en Jesús, el Señor, que salva y libera de todos los demás “señores” que dividen y esclavizan. Y es que Jesús también fue capaz de superar la prueba gracias a la fuerza del Espíritu y de mantenerse libre ante otros “señores”.

Estas son las lecturas del domingo y el vídeo del evangelio. 

Translate »