Catedral Basílica de Santa Ana

18 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Bienvenidos a este nuevo día del Señor donde celebramos el domingo 18 del tiempo ordinario. Las lecturas de hoy nos invitan, por tanto, a reflexionar sobre nuestra relación con el dinero, con las riquezas en general. El pasaje del Eclesiastés nos pide tener cuidado con poner una confianza absoluta en las riquezas materiales. El pasaje del evangelio de Lucas insiste en esta advertencia y la carta a los Colosenses nos recuerda que, por el bautismo, nos hemos comprometido a llevar una vida nueva en Cristo. Ésa es nuestra auténtica riqueza.

El Eclesiastés o Qohelet, pseudónimo del autor, nos pone hoy ante la radical incapacidad de las cosas para dar al hombre la felicidad que su corazón ansía. Continuando con el discurso sobre el hombre viejo y el hombre nuevo, encontramos hoy una coincidencia entre Pablo Qohelet: El hombre nuevo excluye todo abuso en el uso de los bienes temporales, concretamente la impureza, la avaricia y la idolatría, y busca las cosas de arriba. Como Qohelet, Jesús hoy nos previene que otros disfrutarán de los bienes acumulados y nos da una visión superior de las realidades humanas. Preparémonos cantando el aleluya para escuchar esta Palabra.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo de la liturgia de la palabra.

17 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Bienvenidos todos a este domingo, día del Señor. Es el día que Dios nos regala para que le abramos el corazón y descansemos en Él. Nos hemos reunido en asamblea santa para celebrar nuestra acción de gracias, para escuchar la palabra de vida, para aprender a orar en comunidad y celebrar la presencia de Dios en medio de nosotros. Dios nos escucha siempre y nos da su mejor don, su Espíritu. Señor, enséñanos a orar, ayúdanos a celebrar esta eucaristía en espíritu de oración y de fe.

Estas son las lecturas de este día y el vídeo de la liturgia de la Palabra. 

16 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Continuamos los domingos del tiempo ordinarios para conocer más a Cristo y darle nuestra mejor respuesta. Él nos pide que pongamos todo nuestro esfuerzo en escucharle y responder a su invitación con un amor profundo.

El Señor visita la casa de Abrahám. Dios premió la hospitalidad del patriarca con la promesa de un hijo. Así nos paga Dios cualquier gesto bueno de nuestra parte. Cristo se hospeda en la casa de Marta y María. María representa el discípulo verdadero porque no quiere nada excepto a Cristo. Sólo una cosa es necesaria. ¿Cuáles son tus preocupaciones principales? ¿Qué lugar ocupa Cristo en tu vida? Estas preguntas serán contestadas en el evangelio.

Estas son las lecturas y el vídeo de la liturgia de la Palabra.

15 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Queridos hermanos, les acogemos con gozo en la casa de Dios para celebrar la Santa Eucaristía en el XV Domingo del tiempo ordinario, al que pudiéramos llamar perfectamente «Domingo del Buen Samaritano»,  porque el llamado de Dios es a hacer vida su palabra, un mandato cuya práctica está al alcance de todos, por lo que nadie tiene excusa alguna. El libro del Deuteronomio presenta la práctica de la ley del Señor como algo asequible y positivo para el ser humano. El evangelio de Lucas lo aclara al afirmar que en ella se indica el camino que conduce a la vida eterna, y consiste en amar a Dios y al prójimo. Y lo ilustra con el ejemplo de vida del buen samaritano.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo de la liturgia de la Palabra.

14 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Les acogemos con gozo en la casa de Dios para celebrar la Santa Eucaristía en el XIV Domingo del tiempo ordinarioEl domingo pasado la liturgia nos hacía énfasis en la vocación, el llamado de Dios a una misión en su proyecto de salvación. Hoy nos envía a misionar, a llevar esa Buena Nueva de salvación a aquellos que aún no le conocen. El profeta Isaías nos presenta, en la primera lectura, una descripción encantadora de Jerusalén, que, como una gran matrona, espera a que sus hijos regresen del exilio y se concentren en su regazo para consolarlos. La alabanza que resuena en el salmo bien podría estar motivada por la alegría de ese reencuentro. El evangelio de Lucas, en cambio, nos dice que la Iglesia –la Nueva Jerusalén–  no esperará a que sus hijos vengan a ella, sino que saldrá a los caminos para anunciarles la paz que llega con el reinado de Dios

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio.

13 DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO.

Todos somos llamados a construir la comunidad pero guiados por el Espíritu, desde la libertad que nos da Jesús, no desde nuestras opiniones y deseos. La libertad que gozamos los hijos de Dios no es libertinaje sino amor y servicio, seguimiento y fidelidad al Señor.

En la primera lectura Eliseo sacrifica sus bueyes, deja su hacienda y sus padres. Su vieja vida queda enterrada y con alegría y total libertad sigue al profeta Elías.  Eliseo comienza una vida nueva al servicio de Dios. Llamado por Dios se entrega sin reservas a su servicio.

Pablo en la segunda lectura nos recuerda a todos los cristianos que Cristo nos ha liberado de la Ley de Moisés, del poder de Satanás y de la esclavitud del pecado. Guiados por el Espíritu Santo podemos vivir la verdadera libertad, la del amor.

Y en el evangelio Lucas nos describe cuando Jesús viaja hacia Jerusalén para completar su misión. No todos están dispuestos a recibirle y le cierran las puertas. A pesar de todos los obstáculos Jesús sigue su viaje. Y nos recuerda a todos que seguirle exige renuncias y mucho entusiasmo y no acordarse más de la levadura vieja y del hombre viejo.

Estas son las lecturas de este domingo y el vídeo del evangelio. 

SOLEMNIDAD DEL CORPUS CHRISTI.

Bienvenidos todos a la Eucaristía de la Fiesta del Cuerpo y Sangre de Cristo. En muchas páginas del evangelio encontramos a Jesús compartiendo la comida y la bebida con sus discípulos. En la mesa de la hermandad, la mesa de la fiesta del reino, la mesa del sacrificio y de la nueva alianza. La memoria de Jesús se mantiene viva y operante entre nosotros en la celebración de la Eucaristía y en el compromiso comunitario de servicio a los hermanos. Dios no excluye a nadie de su mesa. Nosotros nos excluimos, a veces, con nuestras ausencias y con nuestra vida.

Las lecturas de la liturgia guardan relación con la festividad  que hoy celebramos. El salmo responsorial alude al pasaje del libro del Génesis leído en la primera lectura y expresa la esperanza en la llegada de un rey mesías consagrado a Dios. Pero son la segunda lectura y el pasaje evangélico los textos que más inciden en la fiesta de hoy: El Cuerpo y Sangre de Cristo. Pablo recuerda una tradición fielmente guardada y enseñada, que debe mantener la comunidad cristiana de Corinto.

Estas son las lecturas de este día y el vídeo de la liturgia de la palabra de este domingo.

LA SANTÍSIMA TRINIDAD.

Hoy glorificamos a Dios, que es Padre, Hijo y Espíritu Santo; Dios trino y uno, que le da sentido a nuestra existencia. Precisamente cuando termina la Pascua, ese Dios trino, con un evidente protagonismo diferenciado, nos ha querido comunicar con mayor densidad su vida divina.

En la Solemnidad de la Santísima Trinidad, las lecturas nos presentan un retrato vivo del Dios Trino a partir de sus actuaciones, tal como se nos describen en la Biblia. Este año, ciclo C, sus rasgos característicos son la creación inicial del cosmos, la gracia que nos ha comunicado en Cristo y en el Espíritu, y la admirable comunión que existe entre las divinas Personas

Estas son las lecturas de éste domingo y el vídeo del evangelio. 

PENTECOSTÉS.

Los cristianos celebramos hoy, después de la Pascua-Resurrección de Jesús, su donación del Espíritu a la comunidad apostólica precisamente a los cincuenta días. No como fiesta independiente, sino como culminación de la Pascua. Como culmen de la Pascua se produce el envío del Espíritu Santo en Pentecostés. Y de ello hablan las lecturas que hoy hacemos, cada una desde su perspectiva. Tanto el evangelio como el libro de los Hechos de los Apóstoles nos ofrecen su propia versión de este acontecimiento, resaltando diversos aspectos de un mismo misterio. Más allá de toda diferencia existe, no obstante, una coincidencia de fondo: en ambos casos se resalta que el Espíritu es el don que el Señor hace a sus discípulos para que puedan continuar su misión. El salmo nos invita a entender este momento como una “nueva creación”, y Pablo, por su parte, nos recuerda que la acción del Espíritu se manifiesta de múltiples maneras, pero todas ellas son para el bien de la comunidad.

Estas son las lecturas de este día y el vídeo del evangelio.

Translate »